la leyenda de la ñiñera canibal

La leyenda de la ñiñera caníbal

La famosa leyenda de la niñera caníbal, comienza cuando una noche, el esposo y la esposa deciden ir a un espectáculo en el teatro. Ellos llaman a su niñera habitual, pero, lamentablemente, descubren que en esta ocasión la niñera tiene un compromiso y no será capaz de cuidar de su hijo, que tiene alrededor de un año de edad.

La niñera substituta

Entonces se ven en la necesidad de llamar a una agencia de niñeras y envían así a otra chica. De esa forma logran conseguir que una joven cuide de su hijo, sin haber antes hablado con ella ni conocer sus antecedentes.

la leyenda de la ñiñera canibalDurante el show, algo inesperado sucede. La madre se siente mal, siente que tiene que ir a casa. El padre se enoja, porque hacia tiempo que no salían juntos desde que tienen el niño. Pero la insistencia de la mujer lo hace verse obligado a llevarla de vuelta a la casa.

Tan pronto como llega a casa, la esposa, impulsada por un instinto inexplicable, corre a la cocina y ve a la niñera que, después de haber colocado el niño en un plato con romero y otras hierbas, lo está cocinando a la perfección.

De esta leyenda urbana, hay muchas versiones y variantes, desde todas partes del mundo, como Italia.

En una de ellas, la madre del niño, durante la noche, recibió una serie de llamadas telefónicas extrañas de la niñera. La chica la preguntaba dónde está la sal, luego el romero, y luego otros ingredientes. La madre, sospechosa y ansioso, convence a su marido para irse a casa a tiempo para descubrir la intención caníbal de la niñera y salvar a su hijo.

Otras versiones

En otras versiones, en el medio del espectáculo la madre del niño llama a casa para ver si todo está bien. Pero, dependiendo de la variante, o si no hay respuesta o la niñera dice que había “preparado ya el niño y estaba listo para introducirlo en el horno.” Incluso en este caso, ella sospechosa y regresa a casa y puede evitar que el niño sea cocinando.

Sin embargo, también hay una versión de la leyenda con un final no tan feliz. La niñera, en realidad, una bruja malvada, mata al niño que le ha sido confiado cuidar y desaparece de la nada, dejando a los padres en la desesperación al ver los restos de su pequeño hijo cocinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *