La legendaria bruja Baba Yaga

Cuando hablamos de la Baba Yaga nos referimos a la leyenda de un mítico personaje de la tradición rusa y eslava en la que nos cuenta la historia de una bruja con tal nombre.

Esta bruja con tal nombre se representa generalmente por ser una mujer muy mayor, con rasgos muy marcados, llena de arrugas y extremadamente delgada. También cuentan que tiene la nariz de un color azulado y unos dientes fuertes y grandes hechos del más puro acero. Físicamente tiene en su mano izquierda una escoba y una de sus piernas está hecha completamente de hueso, por lo que en ocasiones se la conoce como baba Yaga Pata de Hueso.

bruja baba yaga
Baba Yaga

La personalidad de Baba Yaga es la que podemos encontrar en toda la mitología sobre las brujas, siendo de un carácter malvado y perverso, que es capaz de comer a todo tipo de personas, pero con gran predilección a los niños y niñas que se encuentra perdidos por las calles. El folclore dice que a pesar de comer cada día grandes cantidades de carne para alimentarse, sigue conservando ese aspecto raquítico que la caracteriza tanto.

Se dice que suele volar por los cielos montada a veces en un gran caldero y que va remando gracias a su escoba que siempre lleva consigo.

La bruja representa en algunas ocasiones a la vida y a la muerte, por eso tiene una pierna de carne y otra muy diferente de hueso.

Cuenta la leyenda que vive en una pequeña casa que puede desplazarse por toda Rusia para buscar el alimento que le ayuda a sobrevivir, está decorada con muchos motivos funestos desde carabelas con las que crea porta velas, hasta utiliza huesos para poder cortar la carne cuando no desea engullirla ella misma con sus dientes.

Es una bruja muy importante y tiene bajo su mando a muchos seres místicos que vigilan durante todo el día sus aposentos, como por ejemplo el caballero rojo, negro y blanco, cada uno responsable de vigilar cada momento del día.

Dicen que odia a las personas buenas y que por eso cuando una se encuentra con su casa, los espíritus lo echan y lo llevan de nuevo al camino correcto, pero por el contrario cuando una persona con mal corazón se encuentra con ella, esta le invita a pasar para cenar y tomar buen vino, algo que nunca escasea en su casa, y cuando el invitado se encuentra cómodo, se convierte él mismo en la cena de Baba Yaga. Por eso en la cultura rusa se habla que si un niño se porta mal, es posible que por la noche venga la bruja volando y los meta en un saco para cocinarlos a fuego lento en su caldero y disfrutar de su carne después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *