EL EXORCISTA

El exorcista

Si hay una película que el paso de los años no hace otra cosa que consagrarla aun más dentro del cine de terror, esa es El exorcista. Una película dirigida por William Friedkin y basada en la novela de William Peter Blatty, estrenada en el año 1973 y que es el máximo representante del terror psicológico porque, ¿hay algo más aterrador que apagar tu televisor y tener el film inserto en tu mente?

El exorcista consagrada en el cine de terror

La película narra las vivencia de Regan McNeil, hija de una afamada actriz de aquella época. Una niña que, debido al poco tiempo que su madre le puede dedicar, decide jugar con el mal llamado juego de la ouija (del francés y alemán oui – sí y ja – sí). Es entonces cuando entra en contacto con un misterioso ser que se hará pasar por su compañero de juegos. Sin embargo, todo dejará de ser un juego, cuando este amigo invisible se introduce en su cuerpo y deja ver su verdadera identidad: el mismísimo demonio.

Exorcismos por un juego

En ese momento, la madre de Regan, Chris McNeil, contacta con el padre Karras. Un sacerdote que no está atravesando una crisis de fé, la cual, se ve agudizada con este nuevo caso. El padre Karras, tras confirmar que lo que realmente padece Regan es una posesión demoniaca, decide pedir ayuda al padre Merrin para proceder al exorcismo. Este ritual sacará a relucir todas las habilidades del maligno. Y es que este hará todo lo posible por hacerse con el cuerpo de la pequeña así como para minar la moral de los dos prelados.

el exorcista, novela de William Peter Blatty

Con una acción dinámica y una muy buena dirección, El exorcista se ha hecho, por derecho propio, en la película más terrorífica del cine en toda su historia. Una historia perfectamente redondeada con un final inesperado y explosivo que hace que el espectador se quede con una sensación amarga y de inquietud. Terror psicológico en estado puro.

El exorcista. Un film único

Esta cinta no es como las demás. Pionera en la inclusión de mensajes subliminales en diferentes planos que no hacen otra cosa que hacer que el espectador no esté tranquilo en ningún momento, tuvo la peculiaridad de hacer famoso el Tubular Bells de Mike Oldfield, el cual se introdujo sin su permiso, solo con introducir unas breves notas. ¿Quién no recuerda los acordes de este piano interpretando, quién sabe, la melodía del mismísimo demonio?

La producción

Los decorados y el maquillaje han sido eternamente alabados al punto de destacar que la habitación en donde se practica el exorcismo estaba a varios grados bajo cero para darle realismo a la escena. Pero es que además, su protagonista, desde aquella película no tuvo ningún papel protagonista nunca jamás. Algo a lo que muchos achacan a los traumático de este film. Como decimos, un film único.

La verdad de El exorcista

Sin embargo, todo esto, y es un dato que muchos desconocen, tiene su origen en una historia real. Una historia que William Peter Blatty pudo leer en la prensa y cuyo protagonista era Robert Mannheim. Una historia única sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *